Hola!!! cómo os está yendo la vuelta a la rutina? a mí me está costando, la verdad… con lo bonito e inspirador que es estar sin hacer nada, sin la obligación de seguir horarios, sin tener que correr para arriba y para abajo, sin llegar tarde a ningún sitio… Verdad?

Para animarme un poco y superar esta especie de depre post-vacacional, me ha dado por cambiar los cuadros de la cocina. Hubo una época en que era súper fan de las postales cuquísimas con imágenes de frutas del ikea, pero ahora como que ya no me gustan tanto. Así que en ello me he puesto.

Os enseño un canvas que he hecho con gesso y pintura acrílica, a ver si os inspiro un poquito y crear os ayuda a coger mejor la rutina otra vez.

Sobre una base de gesso blanco he utilizado pinturas acrílicas gris azulado (me encanta ese color!), turquesa y chalk paint cristal marino, con mucha, mucha agua. Después hojas de libro antiguo, y con un stencils de formas, súper útil, he hecho los triángulos con chalkpaint negra.

Una blonda, un poco de hilo, corcho y restos de die cutts hacen el resto.

Y la foto! por supuesto, la foto!!!

Espero que os inspire!!!

Material utilizado: